» » Relaciones Sexuales y Personas Mayores

Relaciones Sexuales y Personas Mayores

Publicado en: Uncategorized | 0

Más de la mitad de las personas mayors afirman tener relaciones  sexuales con frecuencia

 24 noviembre 2011

 

Hoy en día vivimos en una sociedad en la que aún existe el mito de que las personas mayores no tienen interés por el sexo y todavía son muchos los prejuicios que impiden que este grupo de población viva plenamente su sexualidad en la vejez. Sin embargo, los médicos de familia consideran la esfera sexual un aspecto fundamental en el envejecimiento saludable. "Y es que en contra de lo que pueda creerse la edad no está reñida con el sexo. Al contrario, el mejor conocimiento de la pareja y de uno mismo, así como la disminución de las obligaciones, tanto familiares como laborales, favorecen la sexualidad en nuestros mayores", argumenta el doctor Juan Manuel Espinosa, del Grupo de Atención al Mayor de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

No obstante, es evidente que con la edad se producen cambios fisiológicos que repercuten en la vida sexual de hombres y mujeres, circunstancia que no impide que un 60 por ciento de las personas mayores reconozca mantener relaciones sexuales con frecuencia. Con el paso de los años son inevitables los cambios fisiológicos en los órganos sexuales, lo que unido a determinadas enfermedades (artritis, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, etc.), el consumo de medicamentos y la educación sexual recibida justifica ciertas modificaciones que se producen en el comportamiento sexual de las personas mayores. "Sin embargo", reitera el doctor Espinosa, "estos cambios no condicionan obligatoriamente el cese de la actividad sexual, sino que exigen una adaptación del comportamiento sexual".

Las disfunciones sexuales que presentan con más frecuencia los pacientes mayores son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil en el caso de los varones, y la falta de deseo sexual y el coito doloroso o frustrado (dispauremia) en las mujeres. "Aunque es muy frecuente que el sexo sea aún un tema tabú para estas personas, nos suelen plantear la situación a través de preguntas o cuestiones indirectas que hay que saber reinterpretar", explica el doctor Espinosa. En este sentido, añade, "son las mujeres las que en la mayoría de los casos consultan también por los problemas sexuales de sus maridos".

Por otro lado, son normales ciertas modificaciones del patrón sexual como la disminución del número de coitos, "pero conforme avanza la edad lo más importante es la sed de piel, es decir, los abrazos, las caricias o momentos de intimidad, que también son motivo de placer", comenta el doctor Espinosa. En cualquier caso, continúa, "a partir de cierta edad se trata de optimizar la calidad de la relación de pareja más que la cantidad de sexo".

 

La sexualidad en las personas mayores

Escrito por Sara Sánchez 

Hay quien piensa que con la edad desaparece el deseo sexual. Nada más lejos de la realidad. Disminuye la frecuencia de las relaciones sexuales, pero los deseos, los sueños, las fantasías… se mantienen intactas.

Las personas mayores son capaces de sentir placer como las personas de otras edades, sobre todo, si se sienten amadas. Necesitan mayor tiempo de caricias, explorar nuevos lugares…

Pareciera que no queda mucho espacio para ejercer plenamente una sexualidad en los años de la madurez, ni siquiera hablar del tema.

La sociedad tiene un prejuicio sobre esto, algo absurdo ya que todos pasaremos por esa etapa y querremos disfrutarla tanto como las anteriores , o incluso más, ya que es la última. Pasada cierta edad, los viejos pierden el derecho a tener sexualidad considerándoles unos depravados (existencia de viejo=enfermo).

Es una triste complicidad cuando los años de la vejez se llenan de nada, denulas oportunidades de trabajo, míseras pensiones, exclusión, crítica en lo sexual y burla casi siempre…

Habría que reconocer el placer de un cortejo, el erotismo que hay en el contacto de una piel ajena que nos hace sentir la propia, el gusto de sumergirse en la mirada de alguien. Eso también es sexualidad. Es inobjetivable la disociación que existe entre una mente activa prisionera de un cuerpo que ya no es el de décadas atrás.

Tal vez sea el momento de reivindicar y respetar una sexualidad que ahí está. Que existe. 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *