» » Diario Jaen, 23/08/2011

Diario Jaen, 23/08/2011

Publicado en: Uncategorized | 0

 

 

Las nuevas tecnologías ocupan, cada vez más, la vida de las personas. Desde adultos hasta niños tienen acceso a ordenadores,  no solo para divertirse, sino como herramienta de trabajo. La tercera edad no se queda atrás a la hora de sumergirse en el mar de los nuevos conocimientos.

Un solo vistazo es suficiente para darse cuenta de que las personas que viven en la residencia de mayores Santa Teresa, en Jaén, no están dispuestas a pasar el día observando el vuelo de los pájaros. La realidad es que son individuos inquietos, con ambiciones y dispuestos a aprender todo lo que sus profesores les enseñen. Uno de estos maestros es Francisco Rodríguez, educador especialista. Como él mismo explica, su labor consiste en trabajar en diversos campos del conocimiento con estas personas de edad avanzada. “Trabajamos, por un lado, la memoria. A esta edad es muy importante para prevenir enfermedades relacionadas con la pérdida de recuerdos cercanos”, apunta el profesor.
Además de estos campos tradicionales, en los últimos años se está trabajando con las nuevas tecnologías. Hoy en día son una herramienta fundamental para cualquier persona, que no concibe una vida sin conectarse a Internet. Por este motivo, no se puede dejar a un lado a la tercera edad. “A pesar de sus dificultades para adquirir el control de esta herramienta, desde la residencia se llevan a cabo programas específicos para las personas con estas características”, señala Francisco Rodríguez.
Juan Nieto Egea es uno de los mayores que viven en la residencia Santa Teresa. Como su propio profesor indica, a sus 84 años es de los alumnos más aventajados en las nuevas tecnologías. “La verdad es que se me da muy bien. Lo que hago es mandar correos a mi familia y visitar las páginas web de los pueblos. A veces, a través del ‘google map’ puedo ver mi casa y el terreno de campo que tengo”, explica el residente de Santa Teresa, Juan Nieto.
El profesor añade que es una nueva forma de comunicarse con sus familiares y no sentirse solos o aislados en la residencia.
Otra de las inquilinas del centro de mayores es Josefa Carmona Marchal, de 79 años. Esta mujer, que de joven fue modista, tiene muchas ganas de aprender, una gran inquietud por el conocimiento. “Es una alegría aprender un poco del ordenador. Lo que más me gusta es ver las fotos que me envían mis hijos por correo de mi casa, mi patio y mis flores”, apunta la exmodista con entusiasmo.
Francisco Rodríguez señala que los mayores ya han aprendido a abrir correos y a descargar documentos adjuntos.
Al igual que Juan y Josefa, Antonia Colmenero, de 82 años también se muestra agradecida por el conocimiento adquirido en el manejo de las nuevas tecnologías. “Me gustaría saber más, pero es muy difícil, aunque desde que empecé he mejorado muchísimo”, explica la residente de Santa Teresa.
El educador que se encarga de aplicar el conocimiento de nuevas tecnologías a estas personas mayores, Francisco Rodríguez, también explica los nuevos proyectos de futuro en este sector. De este modo, dice que van a instalar cámaras web en los ordenadores para que los mayores pueden hablar con sus familiares a través de ellas.
Es una apuesta más dentro de los avances en materia de comunicación y nuevas tecnologías que lleva a cabo la residencia de mayores Santa Teresa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *