» » Cómo Actuar Cuando las Personas Mayores Responden con Objeciones y Dificultades a los Intentos para Favorecer la Autonomía

Cómo Actuar Cuando las Personas Mayores Responden con Objeciones y Dificultades a los Intentos para Favorecer la Autonomía

Publicado en: Noticias, Uncategorized | 0

CÓMO ACTUAR CUANDO LAS PERSONAS MAYORES RESPONDEN CON OBJECIONES Y DIFICULTADES A LOS INTENTOS PARA FAVORECER LA AUTONOMÍA

Y POTENCIAR LA AUTOESTIMA DE SU FAMILIAR

Cómo Actuar cuando una persona mayor pone objeciones a los cambios. No se aconseja discutir. Es conveniente dejar pasar algo de tiempo y volver a intentarlo en otro momento que se considere más favorable.

Eroski Consumer
mayores.consumer.es
 
Cuando una persona mayor pone objeciones a los cambios, se aconseja:
  • Contestar con frases que muestren confianza en sus posibilidades. “Sé que puedes hacerlo”.
  • Plantearle la actividad como algo que se pone a prueba. “Venga, vamos a probar lo que puedes hacer. Yo te ayudaré”.
  • Ser persistente. Si no se consigue la colaboración del familiar en los primeros intentos, es útil repasar las reglas que se proponen e intentarlo otra vez cuando se sienta preparado.

No se aconseja:

Discutir. Es conveniente dejar pasar algo de tiempo y volver a intentarlo en otro momento que se considere más favorable. 
                                               
 
CÓMO POTENCIAR LA AUTOESTIMA DE SU FAMILIAR
El primer paso para que la persona mayor tenga un buen concepto de sí misma es que se sienta capaz de realizar las tareas cotidianas. Si el cuidador es capaz de potenciar la autonomía de su familiar, éste se sentirá más competente.
Modos de mejorar la autoestima de las personas mayores dependientes:
  • Potenciar la autonomía. Seguir las recomendaciones anteriores es una importante forma de potenciar la autoestima.
  • Permitir que el familiar tome las decisiones que le afectan y consultar sus preferencias hará que sienta que tiene control sobre su propia vida. La persona mayor ha de asumir esas decisiones como objetivos propios. Por ejemplo, la opinión del mayor es importante cuando hay que realizar cambios en la casa, cuando es necesario utilizar servicios sociales y ayudas externas a la propia familia (por ejemplo, contratar a una persona que le cuide, etc.) o cuando es necesario que se traslade a casa de los hijos o a una residencia.
  • Conseguir que la persona mayor se sienta útil. Para ello se le puede encomendar tareas sencillas que se sepa que puede hacer (ir doblando la ropa mientras la cuidadora plancha, por ejemplo). También pueden simplificarse las labores que se le piden para que pueda realizarlas paso a paso. Pueden compartirse las preocupaciones con el familiar al que se cuida acerca del trabajo, los hijos, los amigos, etc. La búsqueda del consejo de la persona mayor es la mejor muestra que se le puede dar sobre su valía.
  • Procurar que el familiar asuma responsabilidades en la medida de sus capacidades. Se le puede pedir, por ejemplo, que quite y ponga la mesa, que haga la cama, que se encargue de las plantas, etc. Hay que tener en cuenta que es más fácil mantener costumbres que crearlas.
  • Respetar la intimidad durante las tareas del cuidado porque éste conlleva con frecuencia una gran proximidad física entre los cuidadores y los familiares. Costumbres como llamar a la puerta de su habitación o respetar sus deseos de permanecer a solas son aconsejables para salvaguardar su intimidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *