» » AYUDA EN ENFERMEDADES DEGENERATIVAS…El poder de la musicoterapia

AYUDA EN ENFERMEDADES DEGENERATIVAS…El poder de la musicoterapia

Publicado en: Uncategorized | 0
El ritmo, el sonido, el movimiento y la voz se convierten, gracias a la musicoterapia, en instrumentos imprescindibles para regular algunos aspectos físicos y psíquicos, a través de la realización de ejercicios sencillos e incluso divertidos.

La musicoterapia es la utilización de la música o de sus elementos, es decir, el ritmo, la melodía y el sonido, con fines terapéuticos. Aunque es una técnica utilizada desde siempre, puesto que en todas las culturas se ha dado gran relevancia al poder de la música, en los últimos años se han desarrollado estudios en los que se abordan sus beneficios para la salud.
La musicoterapia es una técnica que ha demostrado ser eficaz a la hora de prevenir algunas patologías y se ha constatado que se trata de un instrumento de rehabilitación. Los expertos coinciden en señalar que es un ejercicio muy completo porque en él trabajan, a la vez, la expresión corporal, los rasgos de expresión, la orientación espacio-temporal y la motricidad. Además, la musicoterapia incide positivamente en aspectos psicológicos de la persona como su autoestima, afectividad,  capacidad de expresión y  análisis emocional.

La música da “mucho juego”

La amplitud de aspectos que aborda la musicoterapia hace posible que los expertos puedan utilizar una amplia gama de técnicas, ya sean activas o pasivas, según éstas requieran una mayor o menor implicación del sujeto. Entre las técnicas activas empleadas en musicoterapia, se encuentran las de cantar, bailar y tocar un instrumento. La voz ayuda a las personas que sufren algún problema de lenguaje pero, además, conforma una actividad lúdica que socializa y que facilita la expresión de los sentimientos personales.
El baile forma parte de todas las sesiones de musicoterapia, ya que se considera un buen método para desarrollar la personalidad de cada uno.
Las sesiones de trabajo son diseñadas por el terapeuta, atendiendo a las características y necesidades de los miembros del grupo, aunque existen algunas pautas comunes generalizadas. Por ejemplo, se suele comenzar instando a los componentes de la clase a cantar su nombre. Seguidamente, se realizan ejercicios de calentamiento y se trabajan a la vez la voz y el cuerpo. Entre la diversidad de actividades que se llevan a cabo antes de terminar la sesión, se encuentran el baile y la ejecución instrumental, entre otras.

Beneficios de la musicoterapia

La musicoterapia tiene como fundamento científico el poder de las emociones para tratar enfermedades. El ritmo musical genera un aumento en la actividad de la corteza del cerebro que, a su vez, desencadena emociones que se trasforman en sustancias químicas. Éstas son capaces de influir en el sistema inmunológico y en otros mecanismos de curación del organismo.
Todas las personas, de cualquier edad y de cualquier condición física, pueden beneficiarse de la musicoterapia. Estas técnicas están especialmente recomendadas para aquellos que sufren depresión, tienen problemas de movilidad o padecen algún tipo de aislamiento social. A las personas con enfermedades degenerativas, también se les recomienda utilizar la musicoterapia, al igual que a aquellas que tienen dolores agudos o crónicos.
En algunos casos, la música se ha utilizado como sedante, gracias a su poder tranquilizante. De modo general, los expertos coinciden en señalar que la musicoterapia fomenta la creatividad, mejora el aprendizaje y el bienestar personal, ayuda en el manejo del estrés y, además, es capaz de estimular el movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *