» » Problemas Cardiovasculares en Mujeres Mayores

Problemas Cardiovasculares en Mujeres Mayores

Publicado en: Uncategorized | 0

Las enfermedades cardiovasculares son la premera causa de mortalidad entre las españoles con el 30% de fallecimientos. En su gran mayoría estos fallecimientos tuvieron una historia asociada al estrés, la obesidad y/o el tabaquismo.

La obesidad es uno de los factores de riesgo cardiovascular más determinante, y en el caso de la mujer tiene mayor importancia. Con el mismo sobrepeso que un hombre, una mujer tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, más aun si la grasa se acumula en tronco y abdomen (“obesidad central”). Según información de la Sociedad Española del Corazón , una pérdida de peso del 10% supone una significativa reducción de la predisposición a la enfermedad coronaria.

Muchas mujeres que se acercan a la tercera edad se preguntan si la menopausia tiene alguna relación con el corazón y la salud cardiovascularla. La respuesta es que si. Por ejemplo, estudios recientes han mostrado que las mujeres que experimentan síntomas como sofocos y sudor nocturno cuando comienza la menopausia tienen menos episodios cardiovasculares que aquellas que tienen sofocos más tarde en la menopausia o que nunca los tienen.
No obstante, se ha demostrado que, en términos generales, después de la menopausia hay un mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón asociado al envejecimiento y vinculado a la disminución de los niveles de estrógeno. En el caso de las mujeres diabéticas el riesgo cardiovascular es cuatro veces superior.
La toma generalizada de anticonceptivos en la juventud también puede interferir en la  salud cardiaca de las mujeres. Pasados los 65 años, la mujer entra en una etapa comprometida en la que debe cuidar de manera especial el corazón. Debe controlar  todos los factores de riesgo y la adopción de hábitos de vida saludables (peso, alimentación y ejercicio). Los factores de riesgo modificables siempre están asociados a los hábitos y estilo de vida, debido a lo cual pasados los 65 años, la mujer debe vigilar su dieta, el ejercicio semanal, la estimulación cognitiva, la actividad social y el conjunto de rutina de vida saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *