» » El Tratamiento del Parkinson Incide en Mejorar la Calidad de Vida de los Pacientes

El Tratamiento del Parkinson Incide en Mejorar la Calidad de Vida de los Pacientes

Publicado en: Uncategorized | 0
El neurólogo Pablo Martínez Martín, del Instituto de Salud Carlos III, expuso durante la celebración del V Seminario Canario sobre Parkinson que los estudios han demostrado que el conjunto de los síntomas no motores de esta enfermedad (depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, problemas del control urinario, dolor, etc.) deterioran más la calidad de vida de los pacientes que el propio trastorno motor.

En su opinión, “si se corrige la depresión y el insomnio, y aunque no se hayan mejorado las otras manifestaciones, la calidad de vida del paciente reflejará una importantísima mejoría”. De hecho, cada vez se le da más importancia a estos síntomas, pues son muy frecuentes en la enfermedad de Parkinson, y además, son los que más alteran la calidad de vida de los pacientes. Entre ellos se encuentran los síntomas depresivos, la demencia, problemas genito-urinarios, problemas relacionados con la estabilidad o la postura, problemas de carácter olfativo, mareos, estreñimiento, trastornos en el sueño, etc.

La demencia asociada al Parkinson hace que un paciente con esta enfermedad llegue a la discapacidad en 6-7 años desde el inicio de los síntomas, mucho antes de que las complicaciones como fluctuaciones motoras o discinesias severas pudieran observarse. De la misma manera, los problemas emocionales pueden llegar a ser el problema básico en el curso del inicio de la enfermedad; la depresión a veces antecede el diagnóstico hasta 15 años antes de que los síntomas motores hayan aparecido.

“Estos síntomas suelen aparecer a lo largo de la evolución de la enfermedad, si bien es frecuente que alguno de ellos se manifieste antes que los síntomas motores. La importancia de este hecho reside en que estos otros síntomas pueden definirse como biomarcadores que permitan diagnosticar la enfermedad de Parkinson en fases muy tempranas. Puede que en los próximos años los ensayos clínicos con fármacos vayan dirigidos al tratamiento y control tanto de síntomas motores como no motores en la enfermedad de Parkinson”, concluyó Martínez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *