» » Aragón investiga, 19/08/2011

Aragón investiga, 19/08/2011

Publicado en: Uncategorized | 0

Imagen que recoge el trabajo realizado desde BIFI: Los paneles superiores corresponden a la degradación física (neurológica), mientras que los inferiores a la parte cognitiva, que es el objetivo de este estudio.

Más de 100 millones de personas padecerán Alzheimer en el año 2050. Estas previsiones casi triplican la incidencia actual: 40 millones. Todos estos pacientes están sentenciados a la muerte progresiva de células nerviosas o neuronas y el atrofiamiento de distintas zonas cerebrales.

La pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales son las consecuencias de esta patología, que una vez diagnosticada apenas cuenta con una esperanza de vida superior a los 10 años.

Para retrasar el efecto que esta patología provoca en la capacidad lingüística, el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza ha realizado una investigación que plantea nuevas alternativas y que ha sido publicada en la revista científica internacional PLoS One.

Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones sobre el Alzheimer “se han centrado en aspectos físicos, en la degradación neuronal, en conocer el proceso por el que se va transformando el cerebro, con la muerte de neuronas”, apunta el científico Yamir Moreno, coordinador del Grupo de Redes Complejas del BIFI.

Este investigador, junto a Javier Borge-Holthoefer, también del BIFI, y con Alex Arenas, profesor de la Universidad Rovira i Virgili, han realizado durante meses esta investigación, que ha concluido con un modelo teórico que simula “cómo el enfermo pierde la capacidad lingüística” y permite lanzar hipótesis del por qué ocurre esta degradación.

Se trata del primer estudio a nivel nacional de estas características, que establece que asegura que el enfermo de Alzheimer no pierde palabras y vocabulario, “lo que pierde es la capacidad de navegar por el espacio semántico”, asegura este científico del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos.

“Al enfermo no se le olvidan las palabras, lo que pierde es la capacidad de vincular una palabra con otra. Deja de tener la capacidad de navegar entre palabras y entre conceptos”, señala este doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Zaragoza, al tiempo que explica que es posible entrenar a persona afectadas por Alzheimer para que no pierdan esos enlaces entre las palabras.

Para la creación de este modelo computacional que simula cómo el lenguaje se va afectando a medida que evoluciona la enfermedad, este grupo de investigadores han contado como punto de partida con los resultados experimentales publicados epor un grupo de investigación francés, en la revista científica Brain, en 2002. “Esta investigación analizó a lo largo de dos años un grupo de 30 personas afectadas por Alzheimer, realizando un seguimiento de evolución con test psicolingüísticos.

“Nos hemos inspirado en estos resultados para validar este modelo computacional desde el BIFI”, detalla Yamir Moreno, que apunta que el paso siguiente es realizar una prueba de campo para validarlo con una muestra mayor de individuos y poder seguidamente diseñar terapias para retrasar esta pérdida lingüística.

Con esta esperanza, este modelo teórico creado desde el BIFI pretende diseñar, junto con expertos en psicología, psicolingüistas y psquiatría, terapias específicas que retrasen estos efectos en los pacientes.

La línea de investigación del BIFI centrada en Redes Complejas y dirigida por Yamir Moreno se centra en los dos últimos años principalmente en dos áreas: el desarrollo de modelos matemáticos capaces de predecir la evolución de epidemias en tiempo real; y la biología de sistemas de la tuberculosis que permita introducir modelos computacionales que describan la estructura y dinámica de las redes moleculares y celulares del Mycobacterium tuberculosis.

Rosa Castro


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *