» » Heraldo Sanitario de Oregón

Heraldo Sanitario de Oregón

Publicado en: Uncategorized | 0

 

Sanidad cerrará el año con un déficit cercano a los 500 millones de eurosLa consejería arrasta desde el 2010 números rojos en gasto corriente por 410 millones de euros. La DGA admite un agujero de 30 millones en la dependencia y de 2 en la ayuda de inserción. 

 

La consejería de Sanidad y Bienestar Social cerrará el año con un déficit que rondará los 500 millones de euros. El titular del departamento, Ricardo Oliván, lo adelantó ayer tras reunirse con su homóloga gallega, Pilar Farjas. Para poder seguir prestando los servicios el Gobierno de Aragón se verá obligado a pedir créditos hasta que finalice este año.

En el próximo ejercicio ya se verá. Oliván de momento habla más del pasado que del futuro más inmediato. El consejero se encuentra todavía analizando los entresijos de un departamento tan amplio como complejo. Y ante las incertidumbres del próximo proyecto presupuestario, prefiere ahondar en los agujeros que se ha encontrado como herencia del anterior Gobierno.

Así que Oliván desgranó sus quebraderos de cabeza. El primero, el déficit que se arrastra en materia de Salud, que ronda los 410 millones de euros. De los cuales 224 provienen del ejercicio del 2010; 176 del 2011 y otros 11 de los proyectos de inversión –desfases en obras–. Este déficit procede en un 50% del gasto farmacéutico hospitalario. El resto corresponde a gasto corriente: material sanitario, transporte, implantes, etc.

ESTRUCTURAL El propio consejero admitió ayer la dificultad de atajar este saldo negativo porque un porcentaje “importante es estructural”. Entre otras cosas porque crece la demanda asistencial a un ritmo superior al de los recursos que se destinan. Oliván evitó, sin embargo, criticar a la anterior titular de su departamento, la socialista Luisa María Noeno. “Esto no quiere decir que se haya gestionando mal”, dijo.

A los 410 millones acumulados en gasto corriente, hay que sumar otros dos millones en materia de inserción social, debido de nuevo a que la demanda ciudadana ha superado las previsiones presupuestadas a principios de año. Se trata del Ingreso Aragonés de Inserción, una ayuda destinada a familias que han dejado de percibir ya todas las prestaciones sociales. La partida contemplada en el presupuesto elaborado por el Gobierno socialista llegaba a los 13 millones de euros, pero en este momento ya se ha incurrido en un déficit de 1,3 millones de euros, que serán 2 a finales del 2011. Oliván garantizó que “nadie” quedará fuera de estas subvenciones.

DEPENDENCIA Las ayudas de la Dependencia arrastran también un agujero cercano a los 30 millones de euros. La mitad de ellos, reiteró, debido a que la demanda asistencial, y el coste que supone, supera con crecer la cantidad presupuestada para este ejercicio. El resto, otros 15 millones, son los exigidos por el Gobierno central al aragonés, tras detectar un cómputo erróneo que hizo que se transfirieran a la comunidad autónoma unos recursos que ahora deberán retornarse.

Todos estos datos –negativos– aparecerán en la auditoría que en estos momentos se está realizando desde la consejería de Hacienda. A partir de ahí se deberá armar el presupuesto del próximo ejercicio. Oliván se mostró confiado en que los recortes ya anunciados por la presidenta del Gobierno, Luisa Fernanda Rudi, no afecten a su negociado. Pero luego matizó su deseo: “Habrá que hacer más con menos”. Es decir, Sanidad verá recortada su dotación por primera vez en muchos años. “Intentaremos optimizar los recursos que tengamos”, avanzó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *