» » Demencia…40%

Demencia…40%

Publicado en: Uncategorized | 0

El 40% de los mayores de 80 años padece algún tipo de demencia

 

 

El XI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), se está celebrando estos días en Almería

 

El 40 por ciento de las personas mayores de 80 años padece algún tipo de demencia, especialmente Alzheimer, lo que supone uno de los principales motivos que lleva a las familias a ingresar a sus familiares de avanzada edad en una residencia.

 

El deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales entre las personas mayores es uno de los temas a tratar en el XI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), que se celebra estos días en la capital almeriense, y en el que participan unos 450 especialistas procedentes de centros geriátricos y de discapacitados de toda España.

 

El presidente del Comité Organizador, Alberto Castellón, ha explicado que la demencia es uno de los factores que más complica el cuidado de las personas mayores.

La demencia afecta al 6 por ciento de la población española mayor de 60 años y a partir de esa edad su incidencia crece "de manera geométrica" hasta alcanzar en torno al 40 por ciento entre los mayores de 80 años.

 

El tipo de demencia más frecuente es la enfermedad de Alzheimer, que representa el 60 por ciento de las demencias, seguida de la vascular, con el 25 por ciento de los casos; la mixta, con el 12 por ciento, y la demencia de cuerpos de Lewy (entre cuyos síntomas están las alucinaciones), con una prevalencia del 3 por ciento, ha apuntado el experto.

 

Castellón ha destacado que la demencia también provoca una bajada de las defensas inmunológicas y un mayor riesgo de desnutrición y de sufrir caídas, factores que llevan a la muerte de los pacientes en muchos casos si no son debidamente atendidos.

Ante la creciente incidencia de este tipo de enfermedades por el envejecimiento de la población, los profesionales reclaman a la administración un mayor fomento de los estudios postgrado en gerontología y geriatría, así como un aumento del número de plazas en residencias.

 

En España hay unas 5.500 residencias con más de medio millón de plazas, de las que el 70 por ciento son privadas, mientras que en Andalucía hay unos 700 centros con 60.000 plazas, el 74 por ciento de carácter privado, ha apuntado.

 

El ratio de personas mayores de 65 años ingresadas en residencias es del 4,2 por ciento en el conjunto nacional y del 2,8 por ciento en la Comunidad andaluza, lo que para este médico geriatra indica que el margen de mejora es muy amplio.

 

El Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), que se celebrará hasta este sábado en la capital almeriense, analizará todo tipo de aspectos relacionados con la vejez y el cuidado de los ancianos, como el deterioro cognitivo, el cáncer, la nutrición, la paliación del dolor, las bondades de los antioxidantes o la enfermedad de Parkinson.

 

En una ponencia titulada "Detección y evaluación del anciano con desnutrición", el experto Santiago Luis Ruiz Grima, de la Residencia PP.MM. de Colmenar Viejo (Madrid), ha advertido de que la desnutrición constituye un síndrome geriátrico de enorme trascendencia por sus consecuencias clínicas, el aumento de la morbilidad y mortalidad y sus elevados costes económicos.

 

Según ha explicado, la pérdida de peso involuntaria es muy alta entre los ancianos y se asocia con un aumento de la mortalidad, ya que una pérdida de peso de entre el 35 y el 40 por ciento representa una mortalidad del 50 por ciento, y la supervivencia con una perdida de peso del 50 por ciento es muy difícil.

 

Por su parte, el jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario "San Juan de Dios" de Granada, Miguel Orozco Carreras, ha llamado la atención sobre los problemas asociados a la incontinencia fecal, que provoca a las personas que la padecen estados anímicos de ansiedad, miedo, turbación y reclusión, motivo por el que suelen tardar muchos años en consultar con sus médicos.

Este problema, ha señalado, provoca en las personas trastornos del comportamiento, como la disminución de la actividad física y social y el aislamiento, lo que a su vez puede conducir a un síndrome depresivo o demencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *