» » Residencias…El IASS Investiga si Tres Auxiliares de la Residencia Javalambre dan un Trato Negligente a los Ancianos

Residencias…El IASS Investiga si Tres Auxiliares de la Residencia Javalambre dan un Trato Negligente a los Ancianos

Publicado en: Uncategorized | 0

Han sido denunciadas por siete compañeras que las acusan de "gritar" a los mayores y no cambiarles de ropa.

La dirección provincial del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) investiga qué hay de cierto en la denuncia presentada ante ese organismo por siete auxiliares de enfermería de la residencia pública de ancianos ‘Javalambre’ de la capital turolense que acusan a tres de sus compañeras de no tratar correctamente a los residentes ni a ellas mismas.

Las denunciantes han expuesto a sus superiores del IASS que esas compañeras "gritan" a los ancianos no válidos, les bañan "en un segundo, sin esponja ni jabón" y que, después de bañar a los encamados, "los meten en la cama con sábanas sucias otra vez", según recoge el texto escrito de la queja. Otras de las supuestas anomalías denunciadas es que dichas auxiliares no cambian las sábanas ni las camisetas a los residentes, aunque se encuentren manchadas, más de una vez por semana. Añaden que tampoco utilizan la grúa para movilizar a los ancianos, algo que resulta negativo para estos.

Las siete auxiliares se quejan también de que esas tres compañeras "imponen" al resto de la plantilla "hacer las tareas a su modo, se niegan a colaborar con aquellas empleadas que utilizan los medios mecánicos para mover a los residentes e incumplen órdenes de los enfermeros y coordinadoras". Añaden que las denunciadas dejan sola a alguna trabajadora con residentes cuya movilidad es complicada.

La denuncia llegó al IASS a mediados del pasado mes de agosto y se encuentra todavía en fase de tramitación. Según explicó esta semana el director provincial en Teruel de esta institución, José Luis Pinedo, tras recibir el escrito se llevó a cabo una investigación previa y, a partir de la misma, el pasado 15 de octubre se abrió un expediente disciplinario contra las tres auxiliares acusadas por sus compañeras de no realizar bien su trabajo.

"Se incoa un expediente disciplinario porque puede haber alguna actuación negligente susceptible de ser sancionada", afirmó Pinedo. "Hay sospechas, pero no confirmadas", matizó. El director provincial del IASS quiso subrayar que, hoy por hoy, "no hay datos objetivos" sobre un supuesto trato incorrecto hacia los ancianos sino solo las declaraciones de una y otra parte. No obstante, advirtió de que es "muy difícil" tener pruebas.

Una vez que el IASS investigue punto por punto el contenido de la denuncia y según el resultado que arrojen las averiguaciones, se optará por sobreseer el asunto o bien proceder a imputar a las expedientadas las faltas de las que se les acusa. De resultar responsables de las mismas, se les sancionaría. "Este es un proceso muy similar al que se sigue con un juicio en los tribunales", aclaró Pinedo.

Reubicación del personal
Mientras tanto, el IASS ha adoptado una medida cautelar consistente en reubicar al personal de la planta en la que ha surgido el enfrentamiento, por otras áreas del centro. "Queremos evitar que la relación personal entre las auxiliares de enfermería influya en la atención a los residentes. Ante todo, hemos de preservar el cuidado a los ancianos, que es nuestro único objetivo", manifestó José Luis Pinedo.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de los trabajadores de la residencia, Joaquín Pascual, calificó de "graves" los hechos denunciados por las siete auxiliares de enfermería, si bien se mostró cauteloso ante cualquier otro tipo de valoración. "Hay un expediente abierto y no podemos entrar a opinar si los hechos son ciertos o no", señaló el representante laboral. Pascual agregó que, al abrir una investigación para esclarecer si la denuncia está o no fundada, "la dirección provincial del IASS ha hecho lo correcto".

El director provincial del IASS resaltó que en la residencia ‘Javalambre’ "se presta una atención de calidad a los residentes, adaptada a cada una de sus necesidades". Para Pinedo, prueba de ello sería la gran demanda que registra este centro para ancianos, el de mayores dimensiones de toda la Comunidad aragonesa, con más de 500 residentes y unos 300 trabajadores.

Gestión compleja
Tras la construcción de la residencia de ancianos Javalambre, hace ahora más de 20 años, se vieron los inconvenientes que presentaba un edificio tan grande. Espacios poco acogedores, largos pasillos que recorrer para los ancianos y complejidad a la hora de su gestión son algunos de los problemas destacados por expertos en residencias de mayores. De hecho, en Aragón ya nunca más se siguió el modelo de la residencia ‘Javalambre’ de Teruel por entender que resultaba poco familiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *