» » Prevención es Fundamental para Evitar las Úlceras por Presión

Prevención es Fundamental para Evitar las Úlceras por Presión

Publicado en: Noticias, Uncategorized | 0

Prevención es FundamentalPrevención es Fundamental para Evitar Las Úlceras por Presión

Prevención es Fundamental para Evitar las Úlceras por Presión. Las úlceras por presión (UPPS) son heridas que surgen sobre una prominencia ósea (talones, sacro, cabeza…), como consecuencia de la presión, el rozamiento que se ejerce sobre los tejidos y el efecto cizalla.

 

El Periódico de la Farmacia, 4 septiembre 2013

 

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Por qué se producen las úlceras por presión?

Cuando una zona de la piel es sometida a una presión muy fuerte o de forma continuada, las células del tejido mueren debido a la disminución de riego sanguíneo y por tanto a una oxigenación inadecuada de esa zona. Esto origina una irritación de la piel que puede evolucionar a la formación de ampollas y rotura de la superficie dérmica, lesión, muerte celular e importante destrucción de tejidos, todo ello con elevado riesgo de infección.

¿Cuáles son las zonas de mayor riesgo según la posición del paciente?

Paciente habitualmente en decúbito dorsal (es decir, boca arriba): talones, sacro, raquis dorsal y omoplatos.

Paciente en decúbito lateral (es decir, de lado): maléolo, trocánter, hombro y omoplato.

Paciente semisentado: en esta posición los principales puntos de apoyo están en el sacro, los isquiones y el coxis, zonas de especial riesgo por la intensa presión que soportan y el tiempo que permanecen los pacientes en tal posición.

 

¿Cuáles son los principales factores de riesgo de úlceras por presión en pacientes encamados o inmovilizados?

Los más importantes son edad avanzada, problemas de piel (como edemas, sequedad, deshidratación, falta de elasticidad…), patologías cardiovasculares, problemas circulatorios, malnutrición, incontinencia urinaria y fecal.

 

¿Los medicamentos también influyen en la posibilidad de aparición de una úlcera por presión?

Efectivamente, existen familias de medicamentos que favorecen la aparición de úlceras por presión, como por ejemplo fármacos con acción inmunosupresora, sedantes, corticoides o citostáticos. Si un paciente encamado o inmovilizado está en tratamiento con alguno de estos grupos de medicamentos deberá consultar a su médico y reforzar las medidas de prevención.

 

¿Cuáles son las primeras señales de alarma y qué debo hacer ante ellas?

En la primera fase de la formación de una úlcera por presión observaremos irritación de la piel, mayor calor en la zona así como aumento dolor o picor, cambio de color a azul amoratado o cambios en la consistencia de la piel.

El tratamiento en este punto es preventivo, y consiste en lavar bien la zona con suero fisiológico o jabón y evitar la humedad secándola desde el centro hasta los bordes. Posteriormente se aplicará un apósito transparente que permita ver la evolución de la lesión, y que debe mantenerse hasta un máximo de cinco días.

A pesar de los cuidados aplicados, la herida se ha hecho mayor. ¿Qué hago ahora?

Si la herida sigue creciendo y usted ya observa ampollas o rotura de la piel hemos entrado en la segunda fase de la ulceración. En esta etapa debe insistir en el lavado y el secado minucioso del centro a los bordes y aplicar un apósito transpirable que mantendrá como máximo tres días.

Si no nota mejoría o detecta mal olor de la úlcera, líquido que sobresale del apósito o fiebre debe comunicarlo al médico o enfermera, y serán ellos los que aplicarán las técnicas de cura por presentar un extremado riesgo de infección.

 

¿El uso de productos hidratantes ayuda a evitar la aparición de úlceras por presión?

El cuidado de la piel es fundamental y para ello existen productos que permiten mantener la lubricación, textura y firmeza de la piel y facilitan la oxigenación y renovación celular. La combinación de ácidos grasos esenciales como omega 3 y 6 ha demostrado su eficacia en este aspecto.

 

¿Existen productos de ortopedia para evitar la aparición de úlceras por presión?

Evitar una presión excesiva en los puntos de apoyo es fundamental para prevenir la aparición de este tipo de lesiones. Es por ello que los productos de ortopedia más utilizados son los colchones de aire (antiescaras), cojines de gel de flotación y protectores de talones y codos.

 

¿Qué precauciones debo tomar para movilizar adecuadamente a un paciente?

En primer lugar transmita seguridad al paciente para evitar que haga movimientos involuntarios de riesgo. Intente que éste realice los cambios posturales por sí mismo en la medida de lo posible; trate de evitar el contacto directo con las lesiones y los movimientos bruscos, y asegúrese de que la piel está seca para no aumentar su adherencia a los tejidos y no provocar lesiones por fricción.

Se recomienda seguir una pauta anotando las diferentes posturas en las que vamos colocando al paciente a lo largo del día.

Dejar un comentario