» » ÚLCERAS POR PRESIÓN: PREVENCIÓN Y CUIDADOS

ÚLCERAS POR PRESIÓN: PREVENCIÓN Y CUIDADOS

Publicado en: Noticias | 0

úlceras por presión

ÚLCERAS POR PRESIÓN: PREVENCIÓN Y CUIDADOS 

Úlceras por presión en la piel o también conocidas como escaras.

Son unas heridas que aparecen en zonas sensibles del cuerpo debido a una presión continuada.

Las úlceras por presión se forman principalmente por el roce o presión constante que hay sobre una zona del cuerpo.

zonas más sensibles escaras

¿Qué zonas del cuerpo son más sensibles a la formación de úlceras por presión?

Las zonas sensibles son:

la cabeza, orejas, hombros, codos, cadera, coxis y sacro, rodillas, tobillos y talones.

Estas zonas del cuerpo son poco carnosas, hay un contacto más directo de piel y hueso. Por eso son más sensibles a la formación de escaras por roce continuo.

¿Qué razón provoca la formación de escaras?

En primer lugar:

  • la presión constante que recibe una determinada zona del cuerpo, por estar muchas horas encamados o sentados sin cambios de postura provoca que:
  • Se opriman los vasos sanguíneos que oxigenan la piel.

Por esa razón cuando la piel no recibe el oxígeno necesario los tejidos se mueren y es cuando se producen y aparecen las escaras.

¿Cómo podemos saber que se está formando una úlcera?

Al principio veremos una pequeña rojez. Que poco a poco se va transformando  en herida.

Es importante revisar las zonas del cuerpo que son más sensibles y reciben más presión.

Las hemos nombrado antes pero recordamos:

Zonas del cuerpo sensibles a presión que debemos vigilar:

Cabeza, orejas, hombros, codos, sacro, coxis, cadera, rodillas, tobillos, talones.

¿Qué medidas de prevención hay que seguir para evitar úlceras por presión?

Hay una serie de pautas preventivas que si seguimos como norma podemos evitar, retrasar y/o controlar  la aparición de úlceras por presión.

Todo esto lo haremos con el objetivo de prevenir la aparición de úlceras por presión.

Deberemos viginar:

  1. La piel
  2. Humedades de determinadas zonas del cuerpo
  3. Movilizaciones
  4. Hidratación y nutrición
  5. Con ayudas técnicas o productos de apoyo

Iremos viendo estos puntos uno a uno.

1. LA PIEL:

la piel prevenir escaras

En la práctica de vigilancia de la piel

¿Qué será nuestro principal objetivo de prevención?

Mantener una piel hidratada, seca y nutrida.

¿Cómo llevaremos a cabo la práctica para ser exitosa?

  • Haremos diariamente un aseo general del cuerpo. Y parcial cuando sea necesario.
  • La higiene tratará en lavar con jabón neutro la piel con agua tibia, aclarando bien y sobre todo secando meticulosamente y sin fricción.
  • La piel del usuario deberá permanecer limpia, hidratada y seca.
  • Vigilaremos humedades debido a sudoración, incontinencias o exudados que provoquen humedad.
  • Revisaremos en la higiene que los puntos de apoyo no tengan rojeces.
  • En personas sensibles no es bueno el uso de alcoholes, colonias…
  • Es bueno usar cremas hidratantes y ácidos grasos hiperoxigenados. Para hidratar y oxigenar la piel.
  • Importante evitar la formación de arrugas en las sábanas de la cáma u otros.
  • Es bueno el uso de taloneras, coderas, cojines. Son productos que ayudarán a amortiguar las zonas de riesgo.

2. HUMEDADES EN DETERMINADAS ZONAS DE CUERPO

sudor úlcera por presión

En la práctica de vigilar humedades del cuerpo:

¿Qué será nuestro principal objetivo de prevención?

Evitar y controlar humedades en  contacto con la piel.

¿Qué humedades pueden aparecer en contacto a la piel?

Las humedades que pueden aparecer  son: por mal secado, incontinencia urinaria, fecal, sudoraciones, drenajes o exudados de heridas.

¿Cómo llevaremos a cabo la práctica para ser exitosa?

  • Tras la higiene diaria, realizaremos el correspondiente secado.
  • El secado se practicará de forma suave y meticulosa, sobre todo en zonas donde hay pliegues: las ingles, bajo los pechos, axilas…
  • Se colocarán absorbentes, pañales o colectores siempre que sea necesario.
  • Los pañales es importante que sean transpirables.
  • Para mantener la piel seca el absorbente es bueno que tenga un bajo retorno de humedad. Para mantener la piel lo más seca posible.
  • Es bueno practicar una higiene en todos cambios de pañal, así evitaremos posibles maceraciones de la piel.
  • Hacer los cambios de pañal necesarios durante el día y la noche.
  • Interesante aplicar productos que hacen de barrera en zonas de la piel expuestas a una humedad excesiva.

3. MOVILIZACIONES:

movilizaciones úlceras por presión

En la práctica de realizar las movilizaciones necesarias.

¿Qué será nuestro principal objetivo de prevención?

El principal objetivo a tener en cuenta en las movilizaciones es aliviar presión sobre las zonas de riesgo.

¿Cómo llevaremos a cabo la práctica para ser exitosa?

Sencillamente con la realización de cambios posturales. Es bueno que se hagan cada dos o tres horas si la persona está totalmente inmovilizada.

  • Será bueno reeducar al usuario, si es posible, para que el mismo haga cambios posturales. Evitando estar siempre en la misma postura.
  • Si no es posible que lo practique el usuario deberemos ser nosotros los que nos marquemos una pauta diaria para cambios posturales.
  • Los cambios se harán en la cama o sillones.
  • Es bueno que la pauta de cambios posturales sea respetada y seguida por todos los que realizan los cuidados del usuario.
  • Los cambios posturales seguirán una rotación: de decúbito supino, a decúbito lateral derecho, decúbito lateral izquierdo…
  • Si es necesario los cambios posturales se apoyarán con cojines o almohadas. Evitando o minimizando presión a las zonas sensibles o afectadas.
  • Principalmente evitaremos apoyos directos en zonas lesionadas o sensibles.
  • Se practicará en camas y sillones con el mismo objetivo.
  • Reduciremos un contacto directo entre zonas oseas: por ejemplo entre rodilla y rodilla. Lo haremos usando almohadas.
  • Los cambios posturales los haremos cuidadosamente evitando el arrastre o golpes.
  • Si es necesario usar dispositivos que ayuden a reducir la presión: colchones de aire, cojines, almohadas, protectores de codos, tobilleras…
  • No se acomode a estos materiales, solo son complementarios. No son sustitutos de las movilizaciones.

4. HIDRATACIÓN Y NUTRICIÓN:

úlceras por presión

En la práctica de realizar la correcta hidratación y nutrición.

¿Qué será nuestro principal objetivo de prevención?

Controlar una buena alimentación. Basada principalmente en seguir una buena hidratación y nutrición.

¿Cómo llevaremos a cabo la práctica para ser exitosa?

  • Primeramente es bueno asegurarnos de que la persona siga un correcto estado de nutrición e hidratación.
  • Debemos saber que por diferentes estudios la desnutrición y deshidratación son dos factores de alto riesgo que favorecen la aparición de úlceras por presión.
  • Un buen y adecuado estado nutricional requiere un aporte calórico, proteico, de vitaminas y minerales. Y también un factor importante: una buena hidratación.
  • En personas que ya están ulceradas: un aporte hiperproteico facilitará la curación.

5. CON AYUDAS TÉCNICAS O PRODUCTOS DE APOYO

colchón antiescaras de ayudas técnicas

En la práctica de realizar el correcto uso de ayudas técnicas o productos de apoyo.

¿Qué será nuestro principal objetivo de prevención?

Conocer y usar bien todos aquellos productos de apoyo que ayudan en las úlceras por presión.

¿Cómo llevaremos a cabo la práctica para ser exitosa?

  • Es bueno conocer el producto y aprender a usarlo bien.
  • Hay productos conocidos como productos antiescarás. Están desde los:

Colchones antiescaras

Cojines antiescaras

Botas protectoras, coderas

Cojines de apoyo para cambios posturales

Manoplas, muñequeras, rodilleras, protectores de sillas

  • También hay otros productos que ayudan a hidratar la piel y proteger de posibles humedades. Suelen ser cremas y aceites.
  • Hay que saber que hay superficies diseñadas específicamente para el tema de la presión. Su función es reducir la presión. Aquí se incluyen los colchones, cojines o colchonetas antiescarás.
  • Todos estos productos nos ayudan, pero no sustituyen en ningún momento los cambios posturales.

  • Con el apoyo de estos productos es bueno seguir con una adecuada nutrición, hidratación y los debidos cambios de pañal, higiene y cambios de postura.

Siguiendo todos estos consejos podemos prevenir la aparición de úlceras por presión y si estas aparecieran podríamos hacerlas más llevaderas.

Eso sí. Siempre con la supervisión y los consejos de un especialista.

En Asister también te ayudaremos todo lo que esté dentro de nuestra mano!

En ASISTER nos gusta que disfrutes leyendo nuestros artículos. Y que te sean interesantes e informativos.

Para obtener más información de productos de ayuda y apoyo relacionados con el tema de úlceras por presión. Te invitamos a que hagas click en la foto inferior y a continuación encontraras mucha ayuda y una gran seleción de productos antiescaras en ASISTER.

productos antiesacaras

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *